Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional

Solo pierde quien no lucha


Luchar contra la pobreza, la miseria y las precarias condiciones de vida de miles de familias de la clase trabajadora en Morelos y en un México que se desangra por la violencia cada vez más inocultable pero que tiene en la explotación su cara negada por los dueños del capital que quieren seguir imponiendo sus políticas neoliberales y privatizadoras con el gobierno que sea. Urgen cambios profundos que reclaman millones no solo en las urnas sino en las calles, en los centros de trabajo, en las fábricas y los pueblos, a través de luchas sindicales por derechos laborales.

Ante la descalificación sistemática que se realiza de las luchas y movilizaciones del pueblo por parte de los dueños del capital y sus personeros, reivindicamos la necesidad de luchar para transformar la realidad.

Actualmente la huelga en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos nos muestra la ofensiva contra la educación pública. Por eso para nosotros es claro que apoyamos la huelga del SITAUAEM, que impacta directamente en 6 mil trabajadores academicos y administrativos y repercute en 43 mil estudiantes, porque son justas sus demandas de pago de salarios que son derechos laborales irrenunciables. Porque defender la educación publica es una necesidad ante políticas privatizadoras y neoliberales. Una huelga, sin embargo, requiere un plan de lucha que incluya a sus miembros y a estudiantes y trabajadores, no que se encierre en si misma y quede en manos de unos cuantos que deciden de manera burocrática. La huelga puede ser una escuela de enseñanza y aprendizaje, con foros de debate, con información a la sociedad, con opinión critica sobre la situación de la UAEM y las causas de la crisis. Huelga activa y consciente si, no al garete y sin rumbo, sujeta a maniobras y negociaciones del poder. Exigimos al gobierno resolver de fondo el financiamiento público de la UAEM y las Universidades en crisis inmediatamente. No hay tiempo perdido más que el que se desaprovecha. No hay lucha perdida más que la que se abandona.

La huelga es un derecho que debe ser ejercido colectivamente. Por eso respaldamos el emplazamiento a huelga para el 26 de noviembre de 2018 que sostiene el Sindicato Independiente de Trabajadores del Instituto mexicano de Tecnología del Agua (SITIMTA), para que se respeten los derechos laborales ya establecidos en el recién conquistado contrato colectivo de trabajo.

Apoyamos al Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM) en el emplazamiento a huelga por el 20% de aumento salarial para el primero de noviembre de 2018, por lo que el 23 de octubre llevará a cabo un mitin frente a Rectoría de la UNAM a las 11 horas y su Consejo General de Representantes decidirá el 31 de octubre si estalla o no la huelga.

Apoyamos la lucha del Sindicato de Telefonistas en contra de las medidas del Instituto Federal de Telecomunicaciones de dividir la empresa y afectar el Contrato Colectivo de Trabajo, por lo que se mantiene la lucha mediante emplazamiento para enero de 2019.

El Sindicato Independiente del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias (SIIINIFAP) ha logrado importantes avances luego de la huelga que sostuvo durante varias horas y se firmaron acuerdos con las autoridades que deben ser respetados. El Sindicato Mexicano de Electricistas ha cumplido 9 años de resistencia frente a la criminal decisión del gobierno de Calderón de eliminar la Compañía de Luz y Fuerza del Centro y despedir a 44 mil trabajadores, por lo que ahora están luchando por recuperar sus áreas de trabajo y brindar el servicio a miles de usuarios de luz con tarifa social y borrón y cuenta nueva. Ante los despidos arbitrarios de 42 trabajadoras y trabajadores de la empresa Rintex ubicada en Jiutepec, que se suma a más de 50 que ocurrieron en meses anteriores, hoy se requiere fortalecer la lucha para evitar que se sigan cometiendo abusos empresariales que niegan los más elementales derechos laborales y el derecho a la libre sindicalización, a pesar de la reciente ratificación del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre derecho a la libre sindicalización y contratación colectiva, casi 70 años después de que fue adoptado por ese organismo y que en adelante tendrá vigor en el país, por lo que exigimos no más contratos de protección, que sólo han servido para explotar a los trabajadores, con bajos salarios y condiciones casi de esclavitud, como ocurre en Rintex y tantas maquiladoras que cuentan con respaldo del gobierno.

También exigimos la reinstalación de 25 maestras y maestros cesados del Movimiento Magisterial de Bases que luchan en defensa de la educación pública y en contra de la reforma educativa y la evaluación punitiva, por lo que llevarán a cabo una marcha en Morelos el 10 de noviembre de Chipitlán al zócalo de Cuernavaca, a la vez que continúan exigiendo al Congreso del estado la erradicación de las cuotas escolares.

Apoyamos la lucha del Movimiento 17 de Mayo del mercado Adolfo López Mateos en su 54 aniversario éste 24 de octubre, en defensa del mercado público más grande del estado de Morelos.

Todas estas luchas sindicales y sociales también incluyen las legítimas demandas a la vida y libertad de las mujeres que debe estar garantizada por el Estado, como lo establece la Alerta de Violencia de Género contra el feminicidio en 8 municipios de Morelos hace ya tres años, como lo ha documentado la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos.

No olvidamos las demandas de las y los damnificados por el sismo del 19 de septiembre que a un año siguen viviendo en precarias condiciones y exigen una reconstrucción integral de sus viviendas y sus vidas.

No es una cuestión menor la lucha contra el pago de la deuda externa, por lo que estamos dando pasos para constituir un capítulo México del Comité contra el pago de las deudas ilegítimas, ya que no habrá dinero suficiente para atender las demandas sociales si se sigue pagando al FMI y el Banco Mundial las deudas odiosas que se contrajeron para pagar con dinero público los fraudes bancarios del capital financiero.

Por todo lo anterior, las organizaciones del Pacto Morelos por la Soberanía Alimentaria y Energética nos comprometemos a mantener y reforzar la unidad y la lucha independiente de la clase trabajadora ante la crisis del sistema que estamos viviendo en Morelos y en México en éste 2018 que nos ha tocado vivir, sin olvidar que seguimos exigiendo que si vivos se llevaron a los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, vivos los queremos.

#Izquierda