Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional

AMLO: POR UN MAL CAMINO


Pese a la adopción de algunas medidas muy positivas, justas y necesarias, como la derogación de la ley de Educación y la recuperación de PEMEX, entre las más importantes, AMLO está destruyendo en pocos días las ilusiones y la esperanza de cientos de miles de votantes de MORENA y confirmando, desgraciadamente, las previsiones de quienes advertimos sobre el sentido de su programa.

La reducción del presupuesto para las Universidades, que habían pedido más fondos para compensar la inflación y extender su actividad, llega al 3,5 por ciento que, si se agrega a la inflación, representa casi el 7 por ciento. Simultáneamente, recorta también el magro presupuesto para Ciencia y Tecnología. El mismo día que comunicaba esta noticia nefasta, el gobierno ofreció subsidios a las empresas que inviertan en el Tren Maya, o sea, en una gigantesca destrucción ambiental y de cultura y tejido social en el Sudeste mexicano que se agregará a los daños irreversibles que causaría, si llegase a hacer, la enésima reedición del proyecto transístmico en el Istmo de Tehuantepec que modificaría la estructura social y étnica y el territorio en favor del gran capital.

Lograr rápido un aumento importante del nivel educativo, científico, cultural y tecnológico para responder a un mundo que requiere trabajadores especializados, investigadores y científicos y no meramente mano de obra escasamente preparada, es la más urgente de las prioridades para México. Recortar la enseñanza superior equivale a desperdiciar enormes capacidades humanas inutilizadas.

La segunda es un sistema sanitario de calidad en cada rincón del país y la tercera es un sistema de comunicaciones ferroviario, aéreo de bajo costo y de cargas marítimas que intercomunique las regiones y reduzca los costos del flete y de los pasajes.

En vez de dar prioridad a la gente y al futuro, AMLO prioriza el turismo a costa del ambiente, los grandes negocios inmobiliarios con éste relacionados y los negocios de las grandes transnacionales. Pero lo peor de todo es que, al desilusionar a los votantes de MORENA, alienta al mismo tiempo a la derecha que lo rodea y asesora y, también, a la oligarquía que sigue intacta a pesar de haber perdido el gobierno.

Es necesario oponerse al Tren Maya, al proyecto en el Istmo y al recorte en Ciencia y Tecnología y a las Universidades, que deben ser, por el contrario, dotadas de mayores fondos y cuyos gastos deben ser controlados por comités de control formados por profesores, alumnos y trabajadores, nombrados por asambleas y revocables, que publiquen en qué y cómo se gasta el aporte federal y establezcan prioridades en la utilización del mismo reduciendo los ingresos totales de los altos funcionarios.

#Debates #Nacional