UNISON: Una semana en huelga y el argumento oficial  es… “no hay recursos”

Gobierno estatal debe más de quinientos millones de pesos a la Unison



Hace una semana, mientras transcurría la mañana del martes 02 de abril de 2019, las dudas acerca de si habría huelga o no en las instalaciones de la Universidad de Sonora (Unison) se disipaban no sin sorpresa y molestia para algunos y en cambio, alegría para otros.


Como cada año, se calculaba la puesta en marcha de fuerzas afines a la Rectoría de la Universidad para influir en la votación, equilibrar la balanza a favor del NO a la huelga y conseguir su no estallamiento sin embargo, en nuestro país otro hartazgo aún maniatado pero que busca liberarse en el mundo de los trabajadores, desplego las banderas rojinegras en la Unison desde las 18:00 de ese mismo martes de manera conjunta por parte del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad de Sonora (STEUS) y el Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Sonora (STAUS) como no había sucedido en más de quince años.


Para el caso del STEUS, la votación fue de 788 votos a favor, 694 en contra, y 5 nulos; en el caso del STAUS, 734 a favor, 668 en contra, 21 nulos. Las divididas votaciones sin embargo, muestran que a pesar del hartazgo laboral existente, no han pasado en vano tantos años de topes salariales, declaratorias oficiales de ilegalidad de huelgas, sometimientos, semiderrotas, salarios caídos perdidos o mal recuperados e incluso, promoción de sindicatos propatronales para romper huelgas, han hecho su efecto y creado cierta incertidumbre o cansancio entre las y los trabajadores que tienden a desconfiar de la movilización y lo manifiestan con su voto por la no huelga pero, se mantiene también el sector que con memoria histórica de por medio, se hace eco del proceso nacional de recuperación de los asalariados que mantienen o arriban a la lucha tal y como corrobora el caso Matamoros, Tamps., Oaxaca, Michoacán, Morelos, Estado de México y la propia Ciudad de México.


Ya decidida la huelga y para no variar, a un solo coro, la gobernadora priísta Claudia Pavlovich, el legislativo de mayoría Morenista y por supuesto, las fuerzas más reaccionarias sonorenses, han salido muy preocupados a manifestar pesar por los estudiantes que se quedan sin clases, los que esperan un exámen de admisión y manifiestan que tal vez no lo puedan presentar en los tiempos previamente agendados o tienen calculado concluir ciclos escolares en breve.


Hipócritamente, se llama al diálogo entre las partes y se argumenta recortes presupuestales cuando, habiendo sido conminados por los sindicatos con tiempo suficiente, ni la titular del ejecutivo, ni el legislativo local, hicieron suficiente por evitar las huelgas o siquiera, apoyar suficientemente las gestiones impulsadas por los sindicalistas universitarios en la idea de conseguir presupuesto suficiente que evitase la suspensión de clases.


Así las cosas, los sindicalistas han puesto sobre la mesa no sólo el incumplimiento del ejecutivo estatal en entregar los recursos ya presupuestados sino llamando la atención sobre los raquíticos salarios de los sindicalizados en comparación de los insultantes ingresos de la burocracia universitaria que siempre, tiene el mismo argumento cuando se trata de negociar emolumentos para los trabajadores, “No hay recursos”.


En un artículo del Dr. Dario Arredondo el día previo al estallamiento de huelga, acompañaba su texto de un gráfico con el cuadro siguiente:


SOBRE PAGO DE FONDO DE AHORRO EN LA UNISON

Respecto de los ingresos de los altos funcionarios universitarios, el STAUS ha hecho del conocimiento público lo siguiente:

Sueldos Tabulares y Prima de Antigüedad

STEUS Revisión Salarial


En el caso del STEUS y dentro de su revisión salarial solicitan un 16 % de incremento directo al salario y 4 % en prestaciones mientras la rectoría sólo ofrece 3.35 % directo al salario.


Desde el año 2008, la petición de homologación de la prestación de despensa con la que reciben el personal académico y el de confianza es la demanda más sentida y aún no satisfecha pues rectoría sólo ofrece $ 187.00 de incremento a pesar del compromiso que desde el año pasado hizo rectoría de saldar en definitiva este 2019 el tema. El costo estimado por el STEUS para esta petición es de solamente $10’946,311.00 (diez millones novecientos cuarenta y seis mil trescientos once pesos 00/100 m.n.).


Demandan además, el Incremento en el Fondo de Ahorro pues mientras el personal de confianza suele recibir al menos $21,000.00 anuales, los trabajadores manuales reciben apenas $1,250.00 por año. Satisfacer esta prestación tiene un costo según el STEUS, de sólo diecisiete millones y medio de pesos.


Además de lo anterior, piden la revisión del concepto de rezonificación el cual, tiene que ver con las zonas de vida cara y esta demanda, no encuentra solución desde el año de 1998.


Respecto de sus jubilaciones, exigen la integralidad de estas pues en la actualidad sus agremiados pierden hasta un 40% de sus ingresos al momento de retirarse de la vida laboral activa.


STAUS en Revisión Contractual



En el caso del STAUS, su revisión es contractual y dentro de esta, solicita 8.2 % directo al salario y 2.5 % en prestaciones pero, al igual que al STEUS, Rectoría sólo ofrece el tope de 3.35 % directo.


Las otras demandas levantadas por los académicos sin embargo, apuntan al corazón del tipo de proyecto de Universidad y de ellas, destacan:


1.- Un plan de austeridad que reduzca los sueldos de los altos funcionarios y eliminación de Contratación de Asesores.


2.- Acuerdo para discutir y emitir bilateralmente una propuesta de nuevo Estatuto de Personal Académico.


3.- Acuerdo para promover bilateralmente foros, mesas de análisis y seminarios sobre la democratización de la UNISON, el tipo de modelo educativo y de Universidad que se requiere.


4.- Compromiso de la administración universitaria para en conjunto con el STAUS, realizar gestión que garantice en tiempo y forma aplicación de servicios de salud, pensiones y jubilaciones por parte del ISSSTESON.


5.- Compromiso de la administración universitaria de gestión adecuada para que el Gobierno del Estado entregue a la UNISON el subsidio completo correspondiente.


Luego de la marcha realizada de manera conjunta por parte del STEUS y el STAUS este lunes 08 de abril, el Dr. Cuauhtémoc González, Srio., Gral., del STAUS abundó a la periodista Brisa Retano lo enumerado comentando:


a).- El sueldo del rector es superior al de la gobernadora.

De acuerdo a una publicación hecha por Proyecto Puente el 12 de julio de 2018, el salario de la gobernadora Claudia Pavlovich es de $96,584.04 mientras que el rector recibe pagos por $124,020.00 de acuerdo con lo documentado por el STAUS.


b).- La UNISON mantiene entre 10 y 15 asesores algunos ya jubilados pero recontratados los cuales además de su pensión, tienen un ingreso extra por su carácter de asesores y sin que esto esté normado, como ejemplo, está el caso del ex rector Heriberto Grijalva Monteverde quien en el 2018 obtenía $36,881.00

Y mientras la alta burocracia universitaria tiene salarios dorados, los catedráticos sindicalizados devengan salarios que van de los $12,000.00 a los $28,000.00 pesos mensuales dependiendo del nivel que ocupen en el tabulador.


c).- Aunque el presupuesto federal de la UNISON para 2019 no bajó, contrario a lo que afirma la gobernadora sino que se mantuvo igual que en el ejercicio de 2018, en el caso del presupuesto estatal no se dedica la parte correspondiente de manera completa por lo que en los últimos cinco años, han dejado de entregarse unos cien millones de pesos anuales por parte de la Secretaría de Hacienda estatal y para este año, según les ha hecho saber el rector, serán otros ciento ocho millones de pesos que no lleguen a la máxima casa de estudios en Sonora


A lo anterior, debemos agregar los problemas de mala atención por parte del ISSSTESON, las trabas en el trámite de jubilaciones y lo que está cobrando más fuerza, la necesaria revisión del carácter de la institución como Universidad Pública, Laica y Gratuita lo que necesariamente lleva a redefinir todo lo relacionado con la Beltronista Ley 4 buscando eliminar el examen de admisión, desaparecer la Junta Universitaria y determinar la No Reelección del Rector.


Nuevos aires de esperanza soplan en Sonora, son los mismos que ya recorren el país y los trabajadores, están jugando un papel central en ello.

Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional