¡Contra el cambio climático! ¡Contra el capitalismo


Es un hecho demostrado científicamente que el productivismo y el consumismo ilimitados, generados por la insaciable sed de ganancias del Capital, ha intoxicado al medio ambiente, ha desarrollado un acelerado Ecocidio planetario y ha provocado un Calentamiento Global así como un Cambio Climático que no sólo amenaza a la civilización humana sino la existencia de la vida de la especie humana y de gran parte de la biodiversidad de nuestro planeta.


El capitalismo ha sustentado su desaforado productivismo en el uso inmoderado del combustible fósil (carbón, gas, petróleo), presente en la industria, en la agroindustria y en casi todas las mercancías que consumismos.


Como sabemos, su combustión supone la emisión de millones de toneladas de gases de efecto invernadero a la atmósfera. El efecto de esos gases en la atmósfera provoca el Calentamiento Global de la temperatura del planeta. De la revolución industrial hasta nuestros días, la temperatura del planeta ha aumentado un grado centígrado pero tiende a seguir incrementándose. Ese Calentamiento Global, provocado por el afán de aumentar la riqueza de los grandes capitalistas (menos del 1% de la población), ha trastornado ya el delicado sistema climático, causando un irreversible Cambio Climático cuyos efectos estamos viviendo desde hace años: acentuadas sequías que afectan tanto a cultivos como a bosques; aumento de la frecuencia e intensidad de los incendios forestales; disminución de cosechas de cereales; incremento de la frecuencia y destructividad de los huracanes; crecimiento de desastres naturales relacionados con el clima, como inundaciones; creciente número de muertes y enfermedades, sea por las víctimas de los huracanes o porque, al privar a la población de agua, propicia enfermedades como cólera, malaria y dengue, etc. De seguir aumentando la temperatura del planeta, no sólo los desastres ecosociales serán mayores sino que sus efectos retroalimentarán al propio Calentamiento Global: por ejemplo, el derretimiento del permafrost en Groenlandia y Siberia implicaría la liberación de toneladas de metano que nos llevarían muy rápidamente a 2, 3, 4°C de aumento de la temperatura del planeta, situación ya inviable para la actual civilización y para la supervivencia de la especie humana. En pocas palabras, el capitalismo nos lleva a la muerte y destrucción, pero pretende seguir haciendo negocio con ellas, como lo demuestran las insuficientes medidas que se toman en las Cumbres Climáticas, a las que sólo asisten los representantes del Capital, que a ojos de muchos ya sólo representan la Muerte.


Los ecosocialistas no creemos en esos políticos al servicio del capitalismo y estamos convencidos de que ellos no tomarán las medidas para estabilizar el Clima y detener el Ecocidio, pues ello implicaría arrebatarles a los capitalistas el control de la producción y el consumo para ponerla al servicio de la vida humana y de la naturaleza. Tal es el principio fundamental del Ecosocialismo.


Si la producción y el consumo pasan a manos del control social democrático de las mayorías, de los trabajadores, podrá realizarse una urgente transición energética basada en fuentes renovables que deje enterrados o sin usar los combustibles fósiles; se podrán cerrar las industrias contaminantes; se aseguraría una vida digna para todos; se terminaría con el automóvil particular que se reemplazaría por un transporte público ecológico; se impulsaría la agroecología; se rediseñarían las ciudades para que sean productivas y sustentables; se recuperarían bosques y selvas; se terminaría con la explotación del hombre por el hombre y de la mujer por el hombre, etc. Para que eso ocurra se requiere que los jóvenes, los trabajadores de la ciudad y del campo, las mujeres, los pueblos originarios se unan y organicen para conquistar el poder político y desde él, promoviendo la autorganización y participación popular, se cambie el sistema capitalista para iniciar una transición hacia un Ecosocialismo mundial, la verdadera solución a los problemas sociales (explotación, desigualdad, miseria, opresiones diversas) y ecológicos (contaminación medioambiental, ecocidio, Cambio Climático) que el capitalismo necesariamente genera.


¡Cambiar la vida, transformar el mundo, salvar a la Naturaleza!


¡Únete a la Revuelta Ecosocialista!


PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LOS TRABAJADORES,

sección mexicana de la IV Internacional

Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional