Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional

Encuentro del CIG y Marichuy en Hermosillo: Un evento donde mujeres, dieron voz a quienes no tienen voz

January 15, 2018

 

Faltaban 15 minutos para las 17:00 hs., del miércoles 10 de enero de 2018 cuando el vehículo que conducía a nuestra compañera María de Jesús Patricio Martínez, “Marichuy” arribo hasta el frente de la sede de la Central Unitaria de Trabajadores,  CUT_Sonora la misma que por muchos años, ha sido sede y morada de diversos eventos y movimientos sociales y cuyo auditorio, resultó insuficiente para albergar una mayoritaria y valiosa asistencia de las mujeres y hombres con quienes hemos compartido muchas veces las calles, las plazas públicas, la protesta social, la manifestación y defensa de derechos.

 

A Marichuy le esperaba un nutrido grupo de compañeras voluntarias y responsabilizadas de su protocolo de seguridad y compuesto por una rica expresión de pluralidad política y social, todas ellas, de diferentes edades y cubriendo la condición de hijas, madres y abuelas.

 

Al interior del auditorio, una considerable asistencia distinguida por sostener ideas y propuestas no siempre compartidas entre todos pero sabedora de estar entre propios.

 

Así, pudimos ver entre los presentes a enjundiosos jóvenes, estudiantes, profesionistas, académicos, sindicalistas, jubilados, investigadores sociales, simpatizantes del zapatismo, feministas y militantes lésbico gay que con júbilo manifiesto, atendían las diferentes intervenciones o asentían al escuchar verdades que hacían propias.

 

Por supuesto, también se hicieron presentes simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador e incluso militantes de Morena que en actitud respetuosa, escucharon la palabra de las diferentes oradoras.

 

Y también claro, se hicieron presentes quienes asumen proyectos partidarios como el del Movimiento Ciudadano y otros que años atrás tuvieron militancia política en diferentes expresiones de la izquierda marginal. Dato relevante, fue la presencia del exgobernador Samuel Ocaña quien además, dio su firma por Marichuy.

 

Lo anotado al principio no podía ser obra de la casualidad, la delegación de mujeres que recibían a Marichuy y le acompañaban en su ingreso era apenas el esbozo de la característica que habría de cruzar todo el evento que, en punto de las 17:00 hs., dio inició dándole voz a la Ca. Claudia Partida quien, a nombre de la Red de Apoyo en Hermosillo al Consejo Indígena de Gobierno (CIG) y Marichuy, habría de iniciar con la frase “Llegó la hora del florecimiento de los pueblos, tiempo de la dignidad” para luego, agradecer la presencia de la delegación del CIG, y proceder a dar un repaso a las condiciones de descomposición social del país y dejar clara la responsabilidad en ello de quienes han sido y hoy son gobierno pero consecuencia también, de la fragmentación y división entre los de abajo.

 

Manifestó el apoyo a la lucha por defender la vida y la autonomía así como el respeto absoluto a las comunidades de pueblos originarios priorizando el diálogo entre los actores sociales desposeídos y buscando el empoderamiento de estos a través de la organización y subordinando el interés del capital privado al colectivo.

Raquel Padilla Ramos, Doctora, investigadora sindicalista y escritora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), sería la segunda mujer en tomar la palabra para expresar sus reflexiones sobre los geosímbolos indígenas propios de las culturas originarias y su relación con las luchas de los pueblos que en su resistencia, dan sentido y nutren a la campaña misma emprendida por Marichuy con conceptos determinantes como descriminación, dignidad, identidad, democracia, autonomía y soberanía dando cuerpo y sentido humano a la palabra de la vocera, concejalas, concejales y de quienes hemos asumido este proyecto como propio y por ello, Raquel concluía su intervención de manera lúcida diciendo “Los pueblos indígenas van por la recuperación cabal de su patrimonio biocultural, del control sobre sus formas de gobierno, sus iglesias y milicias. Gran tarea la que tienen Marichuy y el Concejo Indígena de Gobierno, pero no podrá hacerlo sola; debemos unirnos todos en la lucha contra la deshumanización, contra la codicia empresarial y contra la muerte provocada por el desprecio de los poderes políticos y económicos. Permítanme insistir, solo lo lograremos en colaboración, correspondencia y universalidad. Ha llegado la hora del florecimiento de los pueblos, y floreciendo ellos, florecemos todos.”

 

Gabriela Figueroa fue la compañera designada por cinco de los barrios yaquis de Hermosillo para expresar el apoyo de estas comunidades a Marichuy y hacerle saber una exigencia no satisfecha a lo largo de varios años, poder contar con un terreno donde  realizar sus fiestas cuaresmales y poder celebras sus tradiciones.

 

Magdalena García Durán, Concejala Mazahua, originaria de San Antonio Pueblo Nuevo, Estado de México, residente en la Ciudad de México y ex presa política por el caso de San Salvador Atenco,  inició en su lengua madre su participación para dirigirse al auditorio diciendo “Muy buenas tardes hermanas, hermanos, me da mucho gusto, de que estos ojos hayan llegado de este lugar, en este lugar tan bonito y con su gente que hoy en día están aquí presentes. Yo hablo la lengua jñatio pero muchos nos dice Mazahua.”

 

 

 

Miembro ella del Concejo Nacional Indígena, se expresó del mismo como ese lugar “donde todos compartimos y abrazamos todos estos dolores que nadie quiere ver, nadie quiere escuchar” para luego manifestar  “nos han despojado nuestros usos y costumbres, nuestra vestimenta, nuestras lenguas” y entonces decir claramente “gobiernos vienen, gobiernos van, seguimos lo mismo, hasta peor y ahora, ya le pusieron precio nuestra madre tierra cuando decíamos que la tierra no se vende, ni se renta, se defiende porque es la que nos da la vida”.

Conocedora de la realidad en el campo pero también de la modernidad de la Ciudad de México, la Ca. Magdalena acusó “hay escuelas muy bonita, hay hospitales, hay carros pero si eres pobre, no puedes usar esos transporte y esos hospitales”

 

Así, Magdalena concluyó su alocución diciendo de manera categórica “que ya no es justo, ya es hora de que ya no nos vamos de agachar la cara, ya no tenemos que besarle, inclinarnos  y besarle la mano el mejor postor, eso es mi palabra que yo le comparto con ustedes y me da mucho gusto que están aquí gentes nueva, gente que si vienen de la lucha pero a veces desconocemos y nos perdemos y esperemos que estas palabras lo tenga dentro de su corazón, no estamos para ocupar una sia, estamos para organizarnos desde abajo…”. 

 

Gabriela Molina, Concejera Comcaac sumo su voz a las compañeras que le antecedieron denunciando “que en el territorio Comcaac estamos pasando lo mismo que en los otros lugares no, en el país como indígenas, que siempre nos han intentado despojar de nuestras tierras, de nuestra vestimenta…”

 

Y que como en esos lugares recorridos “…nos dimos cuenta que teníamos que organizarnos desde abajo para poder seguir adelante, porque nosotros ya no podemos seguirnos sometiendo a un estado que nos viene a imponer, que nos viene a despojar entonces, fue así como nosotros como territorio Comcaac decidimos avalar, darle nuestro apoyo a los compañeros y formar parte de esto y mi mensaje a la sociedad civil como Concejal  es decirles que están equivocados las personas que creen que nosotros fuimos mandatados por un partido político para dividir votos a un partido, esto no es así, todos los pueblos fuimos los que en Asamblea en diferentes foros pues  empezamos a preguntar, bajamos la propuesta a los pueblos para saber si realmente estábamos dispuestos a seguir en esta lucha que sabemos que es muy difícil, que es difícil pero aquí estamos, que si no lo hacemos nosotros nadie más lo va a hacer por nosotros…”

 

Para cerrar, Maria de Jesús Patricio Martínez “Marichuy”  hizo saber que después de analizarlo dos días, concluyeron “que era necesario irrumpir en este escenario político porque nuestros pueblos están sufriendo, porque todos los mega proyectos que están estableciendo en los territorios indígenas no nos están favoreciendo, nos está dañando, nos está dañando las aguas, nos está  dañando la tierra, nos está dañando los recursos naturales, nos está dañando nuestra forma propia de organizarnos, nos están dividiendo, nos están partiendo, están acabando con nuestra madre, nuestra madre tierra, la madre que nos viste, la madre que nos da de comer, la madre que nos abraza cuando morimos, y nosotros dijimos, no estamos de acuerdo pero cómo le vamos a hacer, cómo vamos a hacer para que volteen a vernos a nuestros pueblos y vean que nuestros pueblos están sufriendo que nuestros pueblos que fueron los originarios de este México y de este mundo, los están acabando, lo que no lograron acabar esos que vinieron a invadir nuestras tierras las están acabando estos gobiernos capitalistas”

 

Irrumpir en el escenario electoral entonces “…y a la vez, aprovechar y recorrer y visitar a todos nuestros hermanos, principalmente los pueblos indígenas de México y decirles que es la hora de levantar la frente en alto y agarrarnos de la mano y caminar en esa construcción de ese México de abajo”… “¿cómo?, reforzando nuestras comunidades, reforzando nuestros barrios, reforzando nuestras colonias, reforzando nuestras regiones, reforzando nuestro México”

 

 

 

Pero como los problemas no son privativos del campo, habló de la certidumbre del CIG,  “…y creemos que no solamente se están dando esos problemas en nuestras comunidades sino que también están en las ciudades ya y una muestra es aquí, como los niños que fueron muertos quemados en esta guardería y como si nada pasara, no hay justicia y no la va a haber porque nosotros no les interesamos a los de arriba, ellos, los de arriba que tienen el poder y el dinero, están pensando pero solamente cómo hacer más dinero a costa de todos nosotros; los trabajadores que cada vez tienen que buscar dos o tres empleos porque no alcanza el dinero, ahí está la explotación, por eso hay unos más ricos y otros más pobres pero esto solamente va a cambiar si nosotros nos organizamos, si empezamos a creer entre los que tenemos al lado, las mujeres, los obreros, los doctores, los maestros, los estudiantes, los jóvenes”.

 

“Y nuestro llamado pues a que esta construcción se va a dar y se tiene que dar de manera conjunta entre hombres y mujeres, no puede ser ya la lucha solamente de hombres tiene que ser también la mujer, tiene que participar en este proceso de reconstrucción, si no participa la mujer no sirve esta reconstrucción y no es porque el hombre valga menos, ni la mujer, sino porque tiene que ser una lucha conjunta, tenemos que participar ambos y tenemos que ir reconstruyendo este México desde abajo juntos, por eso los pueblos indígenas estamos luchando por todos y hemos decidido participar en esto, no tenemos experiencia pero no se ocupa…”

 “Entonces pues hermanos, hermanas, esa es la invitación a que tenemos que unirnos, tenemos que fortalecernos para juntos, poder derrocar este sistema capitalista que nos está acabando a todos, si están de acuerdo, entonces caminemos juntos en esta construcción, Gracias hermanos”.

 

Concluido el encuentro y luego de atender a la prensa, Marichuy se trasladó a la Casa del Pueblo Profr. Arturo Gámiz donde, autoridades de cinco comunidades yaquis residentes en Hermosillo, le ofrecieron una ceremonia de bienvenida, reconocimiento y adhesión al tiempo que el aroma de la salvia en el ambiente, hacía patente la intención de dar protección y abrigo al andar de Marichuy y concejales.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload