Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional

Ciencia para el Pueblo: vigencia y necesidad de un referente anticapitalista de la comunidad científica

 

Dados los graves problemas sociales y ambientales del mundo, quienes formamos parte de la comunidad científica no podemos simplemente encerrarnos en nuestra torre de marfil académica, como si estuviésemos al margen de éstos. Ante la tecnociencia corporativa, servil a la acumulación de capital, debemos tomar partido por una ciencia crítica, ligada a las luchas por la justicia; la construcción de una ciencia desde, con y para el pueblo trabajador es una tarea clave para la emancipación social y el cuidado de la vida en el planeta.

 

Las personas que estudiamos o laboramos en las distintas áreas de la investigación y la ciencia aplicada debemos asumir que, además de intelectuales, somos parte de la clase trabajadora que mueve al mundo. Por lo tanto, el acceso al empleo está a merced de los cambios en el mercado laboral; la orientación y desarrollo mismos de nuestra actividad creativa están en buena medida condicionados por el financiamiento que grupos de poder político y económico otorgan en función de la obtención de ganancias. Así, los frutos del conocimiento científico se encuentran en constante disputa entre el interés privado y el bien común, por lo que nos corresponde tomar postura activa y luchar al lado de nuestra clase, la clase trabajadora, así como junto a los demás sectores oprimidos por el sistema capitalista, con completa independencia política de la burguesía y de sus partidos.

 

Con esta perspectiva es que, hacia principios de 2016, científicas y científicos de distintas filiaciones políticas, coincidimos en que es necesario un referente anticapitalista que contribuya a politizar, organizar y movilizar a este gremio. Compañeras y compañeros de distintos estados del país formamos el núcleo promotor de una nueva agrupación amplia anticapitalista: Ciencia para el Pueblo - México. Con ello, reivindicamos el proyecto histórico de Science for the People, movimiento surgido en distintos centros universitarios de Estados Unidos a finales de los años sesentas y que, por más de dos décadas de intensa actividad política y elaboración intelectual, contribuyó a fortalecer el compromiso de la comunidad científica radical de ese y otros países con las luchas antirracistas, antiimperialistas, ecologistas y en varios otros frentes por la construcción de un mundo más justo.

 

Esta definición política fue reforzada por dos factores importantes: a) el estrecho contacto internacionalista con Science for the People, que se encuentra en un proceso de relanzamiento; y b) las orientaciones anticapitalistas y formas de trabajo que, quienes conformamos el núcleo promotor, hemos desarrollado durante nuestra participación en espacios como la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, el “#YOsoy132Ambiental”, las asambleas de posgrado contra los recortes a Conacyt, la primer Marcha por la Ciencia, la Nueva Central de Trabajadores y agrupaciones sindicales como la AMINSHAE, los “Conciencias por la Humanidad” del EZLN, iniciativas diversas de popularización del conocimiento y activismo ecologista local, la militancia en organizaciones de izquierda de distintas tradiciones y demás experiencias que enriquecen este proyecto.


En enero del presente año realizamos la primera reunión como núcleo promotor de Ciencia para el Pueblo – México, en el Instituto de Ecología de la UNAM, para el cual contamos con la presencia internacional de Ivette Perfecto y John Vandermeer, militantes de Science for the People en la Universidad de Michigan. A partir de ese momento, hemos llevado a cabo distintas actividades, tales como: la participación de una delegación nuestra en el congreso de relanzamiento de Science for the People, realizado en Ann Arbor, Michigan; la elaboración de pronunciamientos y manifiestos; la organización, en alianza con otras fuerzas, de la segunda Marcha por la Ciencia en la CDMX y Morelia; el apoyo solidario a agrupaciones sindicales del sector médico y de investigación; reuniones de discusión programática y sobre la situación política actual; la solidaridad con diversas luchas locales; la contribución al debate en distintos foros científicos; y la realización de nuestros propios foros en CDMX y Morelia, con la colaboración de camaradas como Lala Peñaranda, de Science for the People - New York.


Ciencia para el Pueblo se constituye como la sección mexicana de Science for the People a nivel internacional, aunque tenemos autonomía organizativa y de programa. Acordes al contexto mexicano, somos un referente internacionalista que no se limita a los marcos fronterizos. Somos un espacio amplio en el que cooperamos distintas corrientes políticas de izquierda, a la vez que activistas sin filiación. En el presente, nos encontramos en una campaña de crecimiento, organización y discusión programática en torno al desarrollo de una ciencia que luche por la emancipación social y el cuidado de la vida en el planeta. En el mediano plazo, pretendemos consolidar una red de comités y contactos en varias partes del país, con miras a la realización de un congreso en el que consolidemos una organización nacional, con participación activa en múltiples luchas y que elabore materiales sobre diversos ejes temáticos, como agroecología, estudios de género, manejo integral de cuencas, ecología política, economía política, sostenibilidad, cambio climático, entre otros.

 

El próximo gobierno, encabezado por López Obrador, será el producto tanto de una transición pactada, garantía del mantenimiento de los intereses y privilegios de la oligarquía ante la crisis política del régimen, como del hartazgo social canalizado en las urnas. Expresa ya ambigüedades y contradicciones en múltiples rubros, por ejemplo: el nombramiento de Elena Álvarez de la UCCS para Conacyt a la vez que de Víctor Villalobos –véase la “Ley Monsanto”- para SAGARPA, o el planteamiento de que temas clave como la despenalización del aborto y la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se decidirán por medio de referendums. Mantendrá intactas las bases del neoliberalismo a la vez que, por medio de concesiones a los movimientos sociales, buscará formar una masa clientelar.

 

En este escenario, la posibilidad de cambiar la correlación de fuerzas a favor de la mayoría trabajadora, los pueblos originarios y el cuidado de la biodiversidad radicará en la movilización independiente de todos los sectores hoy en resistencia. Ciencia para el Pueblo apuesta a la autoorganización y articulación nacional e internacional de movimientos campesinos, estudiantiles, de trabajadores urbanos, de mujeres, de disidencia sexogenérica, de personas que viven con discapacidad, de afectados ambientales, de migrantes, de víctimas de la violencia estructural y demás sectores oprimidos por el sistema, con la perspectiva de formar un polo social capaz de disputar el país a la oligarquía y abrir un proceso de transformación radical del país y del mundo. Por una ciencia para la vida, por una ciencia para el pueblo.

 

*Biólogas por la UNAM e integrantes del núcleo promotor de Ciencia para el Pueblo - México

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload