Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional

LA OPT SE REGISTRA COMO PARTIDO DEL PUEBLO Y LOS TRABAJADORES

March 18, 2019

 

 

En enero de cada 6 años (después del año de las elecciones presidenciales) se abre el proceso para el registro de nuevos partidos políticos. En esta ocasión han anunciado su intención de obtener el registro como partido político nacional más de 100 agrupaciones. Normalmente, concluyen el proceso de afiliaciones y asambleas que exige la ley solamente una o dos organizaciones. Del proceso abierto en 2013 solamente Morena y el PES obtuvieron el registro.

 

La OPT (Organización Política del Pueblo y los Trabajadores) ha notificado también su intención  de obtener el registro como partido político en la Ciudad de México. La OPT fue fundada en 2011 como resultado de la convocatoria hecha por los dirigentes del SME (Sindicato Mexicano de Electricistas) en un gran mitin celebrado en octubre de 2010, como parte de la lucha y resistencia contra la liquidación de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro y el despido de más de 40 mil trabajadores. Martín Esparza, dirigente del SME, explicó en el "Aztecazo" (el gran mitin celebrado en el Estadio Azteca) que la experiencia de la resistencia contra la política neoliberal que les había dejado sin empleos, había mostrado que no estaban simplemente frente a un problema laboral, jurídico o gremial sino frente a un problema político que representaba el neoliberalismo y la política de la oligarquía. Por eso dijo que no era suficiente la lucha sindical sino que habría que contar también con una organización política para la lucha en ese terreno. De esa propuesta nació la OPT. Y ante esa iniciativa activistas, militantes y organizaciones de izquierda diversas acudimos al llamado a integrarnos a la OPT. Entre estas organizaciones acudimos como PRT a apoyar el esfuerzo de la OPT entendida como la posibilidad de contar, por primera vez en la historia de México, con un partido propio de la clase trabajadora, llamado desde el propio movimiento obrero y con la intención de ser un partido amplio, de masas, del pueblo trabajador, no solamente de un gremio, sino del conjunto de la clase trabajadora.

 

En el 2013 intentamos obtener, sin éxito, el registro como partido político nacional. Pudimos hacer exitosas asambleas de afiliados en la Ciudad de México y en el Estado de México pero finalmente no pudimos hacerlas todas a nivel nacional. Entramos al proceso como una organización muy joven, apenas integrándose, sin experiencia política partidaria y sin recursos suficientes para lo que implica una campaña nacional muy costosa.

Ahora hemos decidido buscar el registro como partido político a nivel local en la Ciudad de México. Así lo hemos notificado al Instituto Electoral de la Ciudad de México en los términos que establece la ley- Hemos notificado nuestro interés en obtener el registro como Partido del Pueblo y los Trabajadores. Aunque toda la legislación electoral en México es muy restrictiva y dominada por el dinero, los requisitos legales en el caso de la CDMX obviamente son menores y en una zona del país donde se concentra la mayor fuerza y presencia de la organización. No renunciamos a la perspectiva que ya hemos desarrollado de ser un partido político nacional, pero legalmente hemos querido dar un paso transitorio más seguro de obtener el registro a nivel local como un posible punto de referencia nacional en el debate y definiciones políticas actuales.

 

Tomando en cuenta la experiencia del 2013. Tomando en cuenta también el desprestigio y descrédito en relación a los partidos políticos actuales (e incluso de los más conocidos solicitándolo hoy). Y tomando en cuenta también que la legislación electoral en México sigue siendo restrictiva, no democrática (aunque algunos después del reconocimiento del triunfo de AMLO piensan que es prueba de la democracia ya existente) como lo vivimos, incluso el año pasado, con la experiencia que tuvimos en la campaña para registrar a la compañera Marichuy como candidata presidencial independiente.Con estos antecedentes, ¿por qué volver a buscar el registro de la OPT, ahora Partido del Pueblo y los Trabajadores?

 

El reconocimento del triunfo presidencial de AMLO no es resultado de una democracia que no existe todavía en México. Es producto de la crisis del régimen político especialmente durante el sexenio de Peña Nieto. No solamente por las contradicciones y crisis del proyecto neoliberal en México y el mundo (como lo muestra el triunfo de Trump en EU), sino por el hecho que durante todo el sexenio se fue acumulando un odio y rechazo al PRIAN por todas las luchas y resistencias contra el neoliberalismo, como fueron las reformas impuestas y contra la crisis de derechos humanos expresada en la violencia y militarización del país, el feminicidio y la desaparición forzada de decenas de miles de personas, destacando el caso emblemático de los 43 de Ayotzinapa. Esta crisis del régimen donde confluye la división burguesa y la incapacidad de los partidos tradicionales de contener la situación, la resistencia de masas que se expresó en el voto de hartazgo contra el PRIAN y la oferta de AMLO de una transición pactada que no fuera un gobierno de "revancha" y que pudiera ejercer una suerte de amnistía previa a lo que antes llamaba "Mafia del poder", es lo que obligó a la clase dominante a no ejercer el operativo fraudulento que ya tenían y mejor reconocer, ahora sí, el triunfo de AMLO para no tener que enfrentar la explosión social y política que se anunciaba si volvían a realizar el fraude.

 

Pero el reconocimiento del triunfo de AMLO de un régimen en crisis, paradógicamente ha relegitimado  al sistema político electoral. La ilusión de un supuesto cambio, la 4T, ha devuelto el interés en la acción legislativa y parlamentaria con movimientos que ahora recurren a cabildear con la nueva mayoría. Pero también el interés en la lucha político partidaria y electoral.

 

Pero al mismo tiempo, el reconocimiento del triunfo de AMLO en medio de la crisis, ha profundizado la crisis particular de los partidos y corrientes políticas. Hay una reconfiguración de las fuerzas políticas en México. Una reconfiguración que ocurre en una situación en que todos los partidos políticos del espectro nacional se han corrido a la derecha. No hay partido alguno que represente a la izquierda socialista o a la clase trabajadora, ni partido que la quiera representar. El espacio de la izquierda socialista en ese espectro político está vacío.

Y es necesario ocupar ese vacío porque pese a las ilusiones populares con Morena y el supuesto cambio, es evidente que hay una clara continuidad neoliberal en aspectos centrales, aunque al mismo tiempo se quiera cubrir con políticas asistenciales y populistas. Estas últimas representadas en el incremento de las tarjetas a personas de tercera edad, mujeres o estudiantes, populistas como el combate a la corrupción, la reducción de salarios del Presidente y algunos funcionarios, la apertura de Los Pinos, la venta del avión presidencial y los autos lujosos de funcionarios del gobierno. Frente a ellos lo central del neoliberalismo, manteniendo las reformas aprobadas durante el sexenio de Peña, manteniendo la orientación de los megaproyectos ecocidas y el extractivismo, como lo muestran el Tren Maya, el proyecto transitsmico, la Hidroeléctrica de Huexca o la continuidad de la militarización, la creación de la Guardia Nacional, el reclutamiento de 45 mil jóvenes para ser soldados, el considerar no prioritario el tema del aborto o pretender someterlo a consulta, cuando siendo derecho no se somete a consulta, al mismo tiempo que el feminicidio y la violencia contra las mujeres y las desapariciones continúan (otra vez contra migrantes en Tamaulipas, por ejemplo).

 

Por todo esto es que no es posible que la derecha, oportunistamente, quiera aparecer como la oposición al nuevo gobierno. Hoy lo hacen mediáticamente y en el terreno legislativo. Pero mañana pueden hacerlo también en las calles, si no hay una alternativa de izquierda clara- Peor aun, cuando AMLO critica abiertamente a la izquierda en los movimientos (como con los maestros de Michoacán, con respecto a los zapatistas o el movimiento de Huexca) como "ultraizquierdistas" que son "conservadores" porque supuestamente nos oponemos al progreso. O que también critica a las y los trabajadores de las maquilas en Matamoros por mantenerse en la lucha y en huelgas, que con el típico lenguaje empresarial y burgués afirma que "espantan a los inversionistas". Nuevamente el chantaje burgués contra los derechos de la clase trabajadora.Por todo ello es que urge tener un fuerte polo de izquierda anticapitalista que sea alternativo a los proyectos neoliberales y militaristas del nuevo gobierno desde la izquierda, que no permita que la derecha aparezca como la oposición.

 

Un paso en el camino a la conformación de un amplio polo anticapitalista puede ser luchar ahora por el registro de un partido de trabajadores, con orientación anticapitalista y socialista, ligado a los movimientos en lucha y resistencia contra el neoliberalismo de todos colores. Este es el papel que debe jugar hoy el registro del Partido del Pueblo y los Trabajadores.

 

Un partido que no es solamente con una definición clasista clara, sino que por tanto es independiente completamente del gobierno y su partido. No como algunos supuestos socialistas que se reagrupan para posicionarse en el gobierno y su partido.

 

En próximos días empezarán las acciones de la campaña para las afiliaciones y realizaciones de asambleas distritales del Partido del Pueblo y los Trabajadores. Inmediatamente habrá que integrarse a las tareas en todos los rumbos de la Ciudad de México. Daremos pronto los detalles y requisitos que hay que llenar para realizar esta nueva jornada de lucha política. Como en 2013, nuevamente los camaradas Jorge Herrera y Edgard Sánchez, serán los representantes. ahora del PPT, ante la institución electoral.Los militantes y activistas de la OPT y del PRT que estuvimos en la campaña del 2013, pero también en la campaña por Marichuy en 2017-.2018, así como todos estos años en las luchas junto a los trabajadores del SME en resistencia, los usuarios de la ANUEE que se mantienen combativos e independientes del gobierno, muchos de los sindicatos agrupados en la NCT, los compañeros jubilados y pensionados heroicos y respetados por todos, que en estos días enfrentan otra ofensiva privatizadora de las pensiones ahora a cargo de Morena, todos ellos y ellas que desde los sindicatos han encabezado las movilizaciones centrales del movimiento de mujeres y feminista de la nueva ola de acenso, los necesitamos y pedimos ayuda para entre todas y todos construir este referente político partidario de la lucha actual de la clase trabajadora de México.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload