Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional

La huelga ante el capitalismo neoliberal y el gobierno de AMLO

March 26, 2019

 La clase obrera históricamente ha utilizado la huelga como una herramienta de lucha para defender sus derechos laborales frente al capital. En Morelos ha estallado la huelga de las y los investigadores del Instituto de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias pertenecientes al Sindicato Independiente (SIIINIFAP). El INIFAP tiene presencia nacional a través de 77 Campos y sitios Experimentales, 5 Centros Nacionales de Investigación Disciplinaria y un Centro Nacional de Recursos Genéticos, donde 884 investigadores trabajan para dar respuesta a las necesidades de los productores del campo mexicano. En Morelos, están el Centro Nacional de Investigación en Salud Animal e Inocuidad (CENID-SAI sede Jiutepec, antes CENID-Parasitología Veterinaria) y el Campo Experimental Zacatepec que atienden las enfermedades parasitarias que afectan la producción y salud de especies domésticas, así como los problemas de manejo y rendimiento de los cultivos más importantes.

 

Si bien es cierto que se han pospuesto las huelgas por parte de los sindicatos universitarios y telefonistas, están latentes ante las políticas que pretenden eliminar prestaciones y derechos laborales conquistados largamente durante huelgas y movilizaciones independientes.

 

Actualmente en el país se mantienen movimientos de huelga por parte de sindicatos independientes como el de la Universidad Autónoma Metropolitana, que ya ha durado más de 50 días, recientemente concluyó la huelga en la Universidad Autónoma de Chapingo y se mantiene en el Colegio de Posgraduados. Una ola de huelgas de más de 40 empresas maquiladoras en donde participaron cerca de 70 mil trabajadores en Matamoros, Tamaulipas, fueron la expresión de una creciente inconformidad por las pésimas condiciones laborales y de explotación que viven la mayoría de quienes producen la riqueza que se llevan las trasnacionales en la frontera norte y que no son privativas de la región, ya que es la misma situación que se padece a lo largo y ancho de la república mexicana.

 

La huelga es un derecho que permite preservar otros derechos. No siempre ha sido así. Para conquistar éste derecho han sido necesarios movimientos de clase que han significado verdaderas batallas en las calles y en los centros de producción, llegando a transformarse en insurrecciones y combates armados, dando pie a huelgas generales y a la revolución. La huelga es una escuela de estrategia revolucionaria cuando se pasa de la defensa de los derechos dentro del sistema capitalista a confrontar al mismo sistema y se plantea un cambio de raíz. En muchas ocasiones, la huelga es la última arma legal para impedir que los capitalistas y gobiernos acaben con los más elementales derechos de la clase trabajadora. La huelga demuestra quién verdaderamente produce la riqueza y quien se beneficia de ella, contrariamente a la idea dominante de que son los empresarios, las fábricas y centros de trabajo pueden seguir produciendo sin patrones, pero jamás lo podrán hacer sin los trabajadores.

 

Durante los gobiernos neoliberales las huelgas fueron duramente reprimidas y se llegó al extremo de tratar de eliminar completamente a los sindicatos más combativos. Es el caso de la desaparición ilegal y autoritaria que el gobierno panista de Calderón llevó a cabo con la Compañía de Luz y Fuerza del Centro para intentar eliminar al Sindicato Mexicano de Electricistas, despidiendo a 44 mil trabajadores electricistas, utilizando al ejército y la policía federal para golpear en la madrugada, antes de que los trabajadores pudieran tomar las instalaciones.

 

Actualmente, el gobierno de López Obrador ha dicho que se ha terminado el régimen neoliberal y que sus políticas serán favorables a la mayoría de la población. No obstante, es precisamente ante las huelgas y movimientos de clase donde se demuestra que hasta el momento no hay cambios sustanciales en las políticas neoliberales. Si bien no ha habido represión masiva, como en su momento ocurrió durante los gobiernos de Calderón y Peña Nieto contra el magisterio democrático de la CNTE y del MMB, está latente el conflicto derivado de la nefasta reforma educativa que no se ha eliminado hasta el momento.

 

En el SIIINIFAP se mantienen claramente sus demandas principales: 1.- El INIFAP otorgará, a los investigadores, apoyos económicos para el desarrollo de sus proyectos de investigación, acorde a un convenio donde se establecerán las condiciones en que se aplicarán; se entregaron lista de 302 proyectos y se pide al menos 100 millones de pesos para su ejecución. No se ha llegado a un acuerdo. 2.- La estructuración inmediata, operatividad y funcionamiento de las Comisiones Mixtas de capacitación y de Planeación, Evaluación y Seguimiento de la Investigación en todos y cada uno de los centros de trabajo a nivel nacional. Mismas que están acordadas y firmadas ante autoridad laboral (JFCA) desde el año del 2017. 3.- La incorporación del monto de cinco días por compensación al salario por días diferenciales. Justa demanda, pues no pagan cinco días al año. 4.- Regulación transparente del uso oficial de vehículos oficiales, pues los investigadores no tienen a disposición para su trabajo. 5.- Asignación de $30,000.000.00 (treinta millones de pesos 00/M. N.) para asistencia de investigadores sindicalizados a congresos nacionales e internacionales. 6.- Apoyo para publicaciones en revistas por un monto de $30,000.00 (Treinta mil pesos 00/M. N.) a cada investigador sindicalizado; pues el pago lo hace el propio investigador, y tal actividad forma parte de los indicadores de desempeño del INIFAP. 7.- Aumento salarial del 20%. INIFAP propone aumento de 3.35% directo al salario y 1.80 a prestaciones.

 

Hoy es necesario mantener y reforzar la solidaridad de toda la clase trabajadora con las huelgas como las del SIIINIFAP, del SITUAM y del Sindicato de Posgraduados, como lo han expresado las organizaciones del Pacto Morelos por la Soberanía Alimentaria y Energética, para lograr que se respeten plenamente sus derechos laborales y sindicales.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload