Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional

Suiza y los derechos de las mujeres

August 2, 2019

El viernes 14 de junio de 2019, cientos de miles de mujeres se declararon en huelga en toda Suiza. Fue la segunda huelga de mujeres en el país después de 1991.

 

Hay miles de razones para esto - la sociedad patriarcal y capitalista las produce cada día de nuevo. Para la izquierda suiza, el viernes pasado fue un día verdaderamente histórico. Durante décadas no ha habido una movilización social tan exitosa en Suiza, un país marcado por la estabilidad política y social. (BS)

 

Suiza puede ser conocida por muchas cosas: Que sea un país particularmente progresista no es uno de ellos. En lo que respecta a los derechos de las mujeres, Suiza es un ejemplo particularmente drástico de cómo en una economía neoliberal pueden coexistir sin problemas la libre circulación de bienes, capital y trabajo, junto con las estructuras patriarcales.

 

La región Appenzell fue el último cantón en introducir el sufragio femenino en 1990. Fueron obligados a hacerlo por las autoridades federales. Hasta 2004, la violación en el matrimonio no era un delito que el estado hubiera perseguido por iniciativa propia, y la protección de la maternidad ha estado en vigor desde 2006: la baja por maternidad solo dura 14 semanas. El permiso de paternidad no existe, los hombres tan solo tienen derecho a un dia libre después del nacimiento de su hijo o su hija. Al mismo tiempo, Suiza tiene uno de los sistemas de cuidados de niñ@s más caros del mundo: cuidar a un@ niñ@ durante cinco días a la semana cuesta la mitad del salario medio. Y las condiciones de trabajo en las guarderías son catastróficas.

 

Además, hay diferencias salariales llamativas. Se puede determinar una diferencia de hasta el 30% en los salarios obtenidos, incluso si esta diferencia se oculta a menudo en las estadísticas sobre el 10-20%. Además, hay un número alarmante de mujeres que ya han sufrido violencia y agresiones sexuales, acoso y violencia psicológica. Todo esto es la base de la huelga de mujeres en 2019.

 

¿Por qué el 14 de junio de 2019?

 

El 14 de junio de 1981 se incluyó en la Constitución suiza un "artículo de igualdad". Este párrafo tenía por objeto proporcionar la base jurídica para promover finalmente la igualdad de género. Pero fue de poca utilidad. Durante mucho tiempo, el artículo constitucional sólo fue un trozo de papel. Hasta que fue suficiente para las mujeres. En el décimo aniversario del artículo, convocaron la primera huelga nacional de mujeres el 14 de junio de 1991. Se suponía que finalmente daría peso a las demandas de las mujeres por una igualdad seria.

 

Muchas organizaciones de mujeres se unieron a este llamamiento. En todo el país, el 14 de junio, las mujeres participaron en varias huelgas y se lanzaron a un mar morado en las calles y plazas. En Berna, la capital de Suiza, la cerrada Bundesplatz se llenó de silbidos, donde personalidades políticas se habían reunido para celebrar los 700 años de la "Confederación" (precursora del estado federal moderno de Suiza).

 

La idea de la huelga de mujeres surgió de algúnas relojeras del Vallée de Joux que estaban indignadas por la desigualdad de salarios en su industria (¡algunas de ellas ganaban sólo la mitad de sus colegas masculinos!). En octubre de 1990, el Congreso de la Confederación Suiza de Sindicatos decidió también organizar una huelga nacional de mujeres.

 

La huelga estuvo orientada a modelos extranjeros: El 26 de agosto de 1970, un año antes de que se concediera a las mujeres suizas el derecho de voto, tuvo lugar una "Huelga de mujeres por la igualdad" con motivo del 50º aniversario de la introducción del sufragio femenino en los Estados Unidos. La huelga se centró principalmente en Nueva York, pero también hubo acciones en otras partes del país en las que participaron unas 20.000 mujeres. Más impresionante fue la huelga de mujeres islandesas del 24 de octubre de 1975, en la que alrededor del 90 por ciento de la población femenina dejó de trabajar durante un día.

 

!Por la segunda huelga de mujeres en la historia de Suiza!

 

Muchos de los problemas mencionados en 1991 no se han resuelto en los últimos 28 años. La reestructuración neoliberal, los ataques al sector público y la precarización de áreas enteras de trabajo han exacerbado en algunos casos los problemas de las ocupaciones feminizadas. Por esta razón, en la primavera de 2018, la idea de convocar otra huelga nacional de mujeres nació en la Suiza francesa.

 

Pronto esta idea fue asumida en varias ciudades y se formaron colectivos de mujeres en huelga. En otoño de 2018, el Congreso de la Confederación Suiza de Sindicatos convocó una huelga de mujeres.

 

En los preparativos para la huelga de mujeres, las mujeres y las personas trans, inter y queer se han conectado, intercambiado y organizado en innumerables comités, grupos de trabajo, asociaciones, organizaciones, guarderías infantiles, barrios, oficinas, tiendas, instituciones educativas, hospitales y muchos otros espacios sociales desde hace más de un año.

 

La huelga de las mujeres y sus reivindicaciones se discutieron intensamente de antemano. Se hizo evidente que la huelga y las áreas problemáticas abordadas eran de gran importancia social y que mucha gente se uniría a la huelga. Pero nadie podía haber anticipado lo grande que llegaría a ser.

 

 

 

Un día histórico

 

Lo que ocurrió en Suiza el 14.6.2019 - el día de la huelga de las mujeres* - es extraordinario en muchos sentidos. Es extraordinario porque en los últimos años apenas ha habido grandes movimientos sociales en este país caracterizado por la paz industrial (entre sindicatos y empresari@s) y la concordia en el gobierno. Al mismo tiempo, podemos observar un preocupante aumento de los partidos de extrema derecha en los países vecinos de Suiza, como confirmaron una vez más las elecciones europeas de mayo de 2019. En casi todos los países europeos (y más allá) los partidos y organizaciones racistas, antisociales y misóginas están en marcha. En Italia, Hungría y posiblemente pronto de nuevo en Austria, ya están en el gobierno y no es previsible un cambio de rumbo hasta nuevo aviso. Muchos de estos partidos se refieren abiertamente al Partido Popular Suizo (SVP) como su modelo a seguir, que ha sido el partido más fuerte en Suiza durante años. En este sentido, Suiza no sólo está muy rezagada en términos de igualdad, sino también en términos de partidos de derechas fuertes.

 

Es precisamente en esta situación histórica que Suiza vive una de las movilizaciones sociales más fuertes de su historia reciente. Pocas veces antes -ni siquiera durante la huelga de mujeres de 1991- había un movimiento social tan fuertemente anclado en la sociedad (femenina) como el actual movimiento de huelga. La huelga de mujeres hace una contribución invaluable al hecho de que no sólo el discurso político y mediático se está desplazando hacia la izquierda. También tiene el potencial de producir un cambio duradero en el equilibrio real de poder en uno de los países más estables del mundo y de contribuir a la autoorganización de las mujeres asalariadas.

 

La huelga de mujeres en Suiza se inscribió en el auge mundial de las luchas feministas desde el principio. Las feministas argentinas y polacas, las Marchas de Mujeres en Estados Unidos, el movimiento ‘Non una di meno’ en Italia y sobre todo las fuertes huelgas de mujeres en el Estado Español en 2018 y 2019 - todas ellas ejercen una influencia directa sobre los movimientos feministas en Suiza. Y esta internacionalidad es también su gran fuerza: saber que las mujeres en Suiza - a diferencia de la huelga de mujeres de 1991 - no están solas en huelga y separadas del resto del mundo fortalece enormemente el movimiento y puede seguir siendo decisivo para su futuro desarrollo.

 

 

La huelga en cifras

 

Desde hace meses, decenas de colectivos de mujeres* locales y regionales en Suiza se han preparado para el 14 de junio. A diferencia de 1991, no había una dirección central de los preparativos de la huelga. En cambio, el trabajo principal se llevó a cabo localmente en los colectivos y en los distintos proyectos coordinados a nivel nacional.

 

En las semanas previas a la huelga, se hizo evidente por primera vez que la movilización podía llegar a ser realmente grande. Pero nadie esperaba tal magnitud. Más de medio millón de personas participaron en el día de la huelga. Casi medio millón de personas, en su mayoría mujeres*, participaron en las manifestaciones centrales en las distintas ciudades y pueblos. Muchas ciudades más grandes experimentaron las manifestaciones más masivas de su historia reciente.

 

Acciones durante todo el día

 

El mapa en 1406.ch muestra la increíble variedad y amplitud de la actividad de huelga que tuvo lugar el 14 de junio. En todas las grandes ciudades y en docenas de pueblos se produjeron paros laborales y pausas prolongadas, huelgas al mediodía, paseos por la ciudad, conferencias, reuniones, bloqueos y manifestaciones nocturnas.

 

Más allá del 14 de junio

 

Los colectivos feministas de toda Suiza llevan meses diciendo que el 14 de junio de 2019 no será el final, sino la señal de partida de una amplia red feminista en Suiza y más allá. Junto con el movimiento de huelga contra el cambio climático (Fridays for Future), Suiza está experimentando actualmente un auge de los movimientos sociales que cuenta con el apoyo de cientos de miles de activistas y que es único en su forma auto-organizada. Esta es la primera vez en mucho tiempo que la izquierda anticapitalista, feminista y ecologista tiene una razón para mirar hacia adelante en los próximos meses.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload