Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional

QUEREMOS VIVA A RAQUEL GUTIÉRREZ, VÍCTIMA DE DESAPARICIÓN FORZADA EN TAMAULIPAS

August 26, 2019


¡VIVOS LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!!

 

TAMBIÉN QUEREMOS VIVA A RAQUEL GUTIÉRREZ, VÍCTIMA DE DESAPARICIÓN FORZADA EN TAMAULIPAS


 

 

Hace ya 8 años, el 1 de septiembre de 2011, Raquel Gutiérrez fue víctima de desaparición forzada en Ciudad Victoria Tamaulipas.


En ese momento Raquel tenía 18 años de edad. Desde entonces, así como otros familiares de desaparecidos en todo México, sus padres , Alma Elizabeth Ruiz Medina y Guillermo Gutiérrez Riestra, no han dejado de buscarla permanentemente.


El padre de Raquel, el camarada Guillermo Gutiérrez Riestra, es miembro del Comité Central del PRT y ha contribuido centralmente a organizar el Comité de Familiares y Amigos de Desaparecidos de Tamaulipas, un estado donde hay oficialmente se reconocen 7 mil carpetas de investigación, pero donde cada carpeta incluye más de un desaparecido. de más de 5 mil desaparecidos, que, en la realidad, pueden llegar a ser decenas de miles. Guillermo, militante del PRT desde hace muchos años, acompañó a Rosario Ibarra no solamente durante las campañas electorales sino en la lucha del Comité Eureka! por la presentación de los desaparecidos, entre ellos el propio hijo de Rosario, Jesús Piedra. Ahora, desafortunadamente, esa experiencia le ha servido para igualmente organizar familiares de desaparecidos, pero entre ellas a su propia hija Raquel. Si Jesús Piedra fue desaparecido en Monterrey en 1975, Raquel Gutiérrez en Ciudad Victoria, Tamaulipas, en el 2011.  


La violencia en Tamaulipas es rampante prácticamente en todo el estado desde la zona fronteriza que va de Nuevo Laredo a Matamoros, pero también en el centro como lo constatan los casos terribles ocurrido en San Fernando hasta con migrantes centroamericanos de paso por ahí y también por supuesto en el sur del estado desde Ciudad Victoria hasta Tampico.


La violencia extrema existente en Tamaulipas frecuentemente es presentada simplemente como resultado de la guerra de carteles de la droga, con la mención de grupos como los del Cartel del Golfo o incluso de los Zetas, pero la realidad es más complicada por lo que insistimos en entenderlo como un fenómeno que es también responsabilidad del Estado, es decir que tiene, de otra manera pero también, responsabilidades políticas como ocurrió con los desaparecidos políticos de los años 70 y 80 que denunció en su momento Rosario Ibarra y el Comité Eureka! No solamente por los lazos de complicidad y corrupción entre los carteles de la droga y autoridades gubernamentales de todos los niveles, no solo municipales, hasta elementos de las fuerzas armadas. En el caso de Tamaulipas esto resulta evidente hasta con casos como el asesinato de  Rodolfo Torre Cantú, candidato a Gobernador por el PRI, asesinado faltando una semana para la elección o la historia de los mismos Zetas que, como se sabe, fueron creados por el Estado como un cuerpo de élite del Ejército, formado y entrenado por los yanquis en la "antiterrorista" y en realidad terrorífica Escuela de las Américas en el proceso de paramilitarización de la Seguridad Pública, pero que culminó en la creación de uno de los carteles más poderosos que controla droga, trata de personas y control territorial garantia de un sistema capitalista depredador.


Raquel es victima de desaparición forzada precisamente por esa vinculación entre violencia criminal y violencia institucional, donde son pisoteados los derechos humanos de la mayoría de la población y prolifera la trata de mujeres para explotación sexual y migrantes explotados laboralmente, además de bajos salarios para los trabajadores formales como fueron expuestos por el reciente movimiento 20-30 de miles de huelguistas en Matamoros luchando por aumento salarial.


Pero además, en el caso de Raquel, este carácter de crimen de Estado es más evidente si se toma en cuenta, que días antes de que Raquel fuera desaparecida, su padre, el camarada Guillermo Gutiérrez, también fue "levantado", es decir detenido ilegalmente, para amenazarlo con represalias mayores si continuaba en la lucha por demandas sociales que desde hace años Guillermo encabeza en Ciudad Victoria, especialmente en el movimiento urbano popular. Agréguese también el asesinato de la compañera Miriam Rodríguez, también dirigente del Comité de Familiares junto con Guillermo, pero ella en San Fernando, para quien el Comité había pedido a las autoridades "medidas cautelares", es decir de protección, ante las amenazas continuamente recibidas. Miriam había descubierto, por sus propios medios, a los que secuestraron y asesinaron a su hija logrando que fueran encarcelados.Pero, después, se organizó una fuga de la cárcel en Cd. Victoria, en la cual uno de los asesinos de la hija de Miriam escapó. Un 10 de mayo, el asesino se presentó en la casa de Miriam  y también la mató a ella. En todas estas historia resulta evidente que debe haber autoridades gubernamentales involucrados a diversos niveles como para que ocurran estos hechos de violencia, incluso de fugas de cárceles realmente controladas por el crimen organizado por con la complicidad de funcionarios.


A pesar de esta violencia y las amenazas recibidas, Guillermo Gutiérrez y sus compañeras y compañeros del Comité de familiares han continuado la lucha por encontrar con vida a miles de desaparecidos en un territorio con la presencia permanente de carteles, pero también altamente militarizado por marinos, soldados y ahora la Guardia Nacional, todo contribuyendo a un clima de terror y violencia sin fin.


En ese clima de guerra contra la población, la digna lucha por recuperar con vida a Raquel y miles de desaparecidos, ha tenido que enfrentar el silencio y omisión de los gobiernos panistas y priistas, así como la simulación del actual gobierno obradorista que ha priorizado medidas simbólicas de aceptación de culpas del Estado, sin entrar a fondo en recuperar con vida a los desaparecidos, como han denunciado el Comité Eureka y los familiares de Tamaulipas.


En la semana de lucha internacional contra la desaparición forzada que va del 26 al 31 de agosto, y que culmina precisamente con un primero de septiembre, fecha de la desaparición de Raquel, el PRT lleva a cabo una campaña para denunciar estas complicidades y responsabilidad del Estado, hasta lograr la verdad, la justicia, la búsqueda y localización de las y los desaparecidos, garantías de no repetición con la eliminación de esta criminal práctica de lesa humanidad de la desaparición forzada, porque si vivos se los llevaron, vivos los queremos.
Exigimos priorizar ya la búsqueda de las y los desaparecidos con vida. 


La urgencia, más allá de fosas clandestinas, es la búsqueda  con vida de los desaparecidos, sin mayor dilación y sin estancarse en ceremonias.

 

Así como en casos como el de Ayotzinapa y los desaparecidos políticos denunciados por Eureka! la búsqueda tiene como paso obligado cuarteles, archivos y expediente de las fuerzas armadas para ubicar a estos desaparecidos,en lo casos de la desaparición forzada de personas en el marco de la "guerra contra el narcotráfico" que inició Calderón, debe incorporarse también la pista de la trata de personas para la búsqueda con vida de las y los desaparecidos.
 

¡A 8 años no olvidamos! ¡Raquel presente! ¡Ahora y siempre! Hasta encontrarte y rescatarte!

Ciudad de México, a 26 de agosto de 2019.

Por un gobierno obrero y campesino.

PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LAS Y LOS TRABAJADORES

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload