Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional

Una vez más, Erdogan decidió jugar la carta de la guerra

 

 

El régimen del palacio, para quienes no hay otra alternativa más que tomar las armas ante cualquier signo de debilidad o cualquier derrota para poder consolidarse a sí mismo; una vez más elige arrastrar al país y los pueblos de la región al desastre.

 

Falló en reaccionar cuando ISIS acampaba en las fronteras turcas y las pandillas de jihadistas entraban en los centros urbanos, cobrando vidas con sus bombas en nuestras plazas; su mentalidad dominante le abrió la puerta a todo esto. No puede soportar incluso el más pequeño avance del pueblo Kurdo que defendieron con sus vidas los más básicos valores humanos en contra de estos asesinos. No vacila en declarar movilización militar para eliminar una amenaza imaginara, bajo las actuales circunstancias de crisis económica, pobreza y desempleo, y para mandar a los hijos de miles de trabajadores al frente cuando caminan a la muerte.

 

La aventura siria del Palacio, que refuerza la hostilidad contra las kurdas, afirma que están proveyendo seguridad en las fronteras del país, y busca el apoyo del público con argumentos increíbles, incluyendo que reubicarán a refugiados en las regiones “evacuadas”, lo que solo puede exclusivamente traer el desastre a los pueblos de la región.

 

Mientras parece entenderse que nadie puede esperar nada bueno por el trastornado que se sienta en la Casa Blanca, es también claro que la actitud de otros actores de la región, en especial el Kremlin y Damasco, tampoco será hacia el establecimiento de la paz. La reciente intervención del ejército sirio tendrá consecuencias en detrimento de la experiencia de autonomía en Rojava y sus avances democráticos. Mientras la Unión Europea esta golpeada por el cinismo y la irresponsabilidad que ha mostrado a los inmigrantes a través de su despreciable acuerdo con Turquía, que ahora Erdogan amenaza abolir.

 

Por otro lado, cuando es evidente que lo que ha ocurrido no está relacionado con la “supervivencia del estado” sino con la supervivencia de Erdogan y sus asociados, quienes eran señalados como una amenaza al estado están hoy apoyando los llamados a la guerra. Esto muestra que la oposición, que buscaba ser incluyente y duradera es eminentemente frágil y está lejos de compartir valores. El régimen ha logrado de nuevo alinear a la oposición detrás de sí con su contemplativa carta de guerra.

 

Mientras las fundaciones del Palacio se van erosionando, la tarea de disolver el clima militarista-chovinista y levantar una lucha por la paz y el pan es de nuevo, en los hombros de socialistas, sindicatos y fuerzas democráticas. El primer paso es gritar nuestra consigna con toda la fuerza, confianza y fé:

 

¡NO A LA GUERRA!

 

¡PAZ AHORA!

 

Sosyalist Demokrasi için Yeniyol/ Nuevo Curso para la Democracia Socialista

 

Sección Turca de la IV Internacional

 

15 de octubre de 2019

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload