Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional

En contra del establecimiento de la mina de cobre en Samalayuca, Municipio de Juárez, Chihuahua

November 6, 2019

 Ciudad Juárez es una ciudad que desde mediados de siglo XX inició un intenso crecimiento demográfico producido por la industria maquiladora, lo cual generó una migración descontrolada y con ello un crecimiento económico expansivo, desbordado. Con las lluvias, esta urbe se convierte en una calamidad por las inundaciones debido a la falta de planificación, drenaje pluvial e indolencia de los gobiernos y empresarios que ven a la ciudad tan sólo como botín.

 

Juárez es el municipio que más aporta al PIB del estado de Chihuahua cuyo tejido social ha hecho una inmensa y compleja sociedad: abierta y solidaria, pero con grandes cinturones de marginación y miseria que, aunada a la irresponsable toma de decisiones de los gobiernos municipales, estatales y nacionales, y a las altísimas tasas de explotación capitalista y el narcotráfico, han generado espantosos escenarios de muerte e impunidad que al día de hoy siguen azotando a la ciudad como una plaga sin fin.

 

En este contexto, no es difícil suponer que el entorno ecológico, al igual que muchos aspectos vitales de esta comunidad, se encuentra en condiciones lamentables y a expensa de poderes fácticos que ven en el municipio una fuente de enriquecimiento sin importar las consecuencias que esto produzca al ecosistema urbano a corto, mediano y largo plazo.

Ciudad Juárez no tiene políticas claras para la reducción de la afectación ambiental, baste con ver la calidad del aire, que, de acuerdo al titular de Ecología en este municipio, convierte a esta metrópoli en la tercera más contaminada del país. El primer lugar lo tiene la Ciudad de México y el segundo Guadalajara, con base en los reportes ecológicos del 2016.

 

Aunque hay falta de conciencia por parte de la ciudadanía que tira basura en las calles, animales muertos expuestos en la vía pública, etcétera,  la problemática de la contaminación se debe sobre todo al parque vehicular de la ciudad que de acuerdo al funcionario anteriormente mencionado, “se tiene un padrón de más de medio millón de vehículos de los cuales solamente 160 mil cuentan con el engomado ecológico”, lo que significa que se tiene un sistema de transporte en pésimas condiciones: inseguro, insalubre y contaminante. Aunado a esto, se padece la emisión de gases de efecto invernadero en los puentes internacionales, y la propia industria maquiladora.

 

Sobre el agua, pese a que gran parte de la población cuenta con este preciado líquido las 24 horas, también tiene grandes dificultades. El Colegio de Chihuahua, estima “que un 96.44% de su población dispone de agua entubada o bien se le hace llegar en pipa. La población cuenta con un consumo de agua estimado en litros por persona por día de aproximadamente 278.26 litros”. Sin embargo, la sobreexplotación de los acuíferos está poniendo en riesgo el suministro de agua para las próximas generaciones, y la afectación de los mantos freáticos por arsénico sobrepasa la norma de la Organización Mundial de Salud (OMS).

 

Estas condiciones implican desafíos que hoy no tienen una solución pronta y sobre este panorama se pretende instalar una mina que en un país como Canadá no se instalaría pero que tras el escudo del desarrollo y las fuentes de empleos, sí se quiere colocar en el desierto de Samalayuca para la extracción de cobre por la empresa canadiense VVC Corporation. El establecimiento de este proyecto megaminero traerá consigo la contaminación del aire y del agua en la región, el colapso de las especies endémicas existentes y la destrucción de los petrograbados de más de 1000 años de antigüedad en esa cordillera.

 

¡No a la mina que contamina!

 

¡Sin cobre se vive, sin agua se muere!

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload