Basta de desaparición forzada. Nos faltan 43 y más de 100 mil. ¡Hasta encontrarles!


Durante los años 70s y 80s fueron cientos de personas desaparecidas por la política represiva del Estado. Jesús Piedra en 1975 y José Ramón García Gómez en 1988, son dos de cientos de casos de desaparición forzada.


Raquel Gutiérrez Ruiz, desaparecida en Tamaulipas el primero de septiembre de 2011, hija de nuestro camarada del PRT, Guillermo Gutiérrez Riestra, quien murió sin conocer el paradero de su hija, seguiremos luchando por su presentación con vida.


Actualmente se ha superado la cifra de 100 mil personas desaparecidas en Mexico.


A más de siete años de la desaparición de los jóvenes estudiantes de Ayotzinapa, las investigaciones que lleva a cabo el gobierno no han logrado esclarecer los hechos ni su paradero.


Las últimas indagatorias establecen que la Marina habría manipulado la escena criminal en el basurero de Cocula. De igual forma otros datos de prueba en poder del Ejército Mexicano dan cuenta que esta institución participó de manera directa e indirecta en la desaparición de los estudiantes. A la fecha se puede asegurar que el instituto armado posee información de todo lo que ocurrió la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014, sin embargo, se ha negado a aportar la información a las autoridades que investigan. El tercer informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) muestra que las fuerzas armadas poseen información relevante del caso, sin embargo, la han ocultado por razones que deben investigarse.


Como han denunciado los padres y las madres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, por su parte, las autoridades encargadas de investigar, poco han podido hacer para obligar al Ejército Mexicano a aportar la información relacionada con la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, por el contrario, los acuerdos del ejecutivo federal con esta institución permiten concluir que el gobierno no está dispuesto a tensar las relaciones con este instituto armado, mucho menos permitir que sean procesados, pese a que públicamente el presidente ha reafirmado su compromiso de esclarecer los hechos y castigar a los culpables de este crimen.


Por lo anterior, tenemos la convicción que solo con la movilización popular lograremos saber la verdad de lo que ocurrió con los 43 estudiantes normalistas desaparecidos.


Lo más grave es que actualmente se ha militarizado el país, dando concesiones a las fuerzas armadas. Gobiernos anteriores no habían tenido los consensos y la legitimidad para concretar reformas legales que le dan facultades para realizar tareas de seguridad pública e incluso para contener las protestas sociales.


No hay democracia mientras haya personas desaparecidas.


En el marco de la 92 Acción Global por Ayotzinapa y México, recordamos a nuestra compañera Rosario Ibarra de Piedra, quien murió recientemente, para continuar su ejemplo en la lucha por la presentación de todas y todos los desaparecidos, como el mejor homenaje a su compromiso y legado histórico.


Hoy es más necesario que nunca fortalecer la lucha por la presentación con vida de todas y todos los desaparecidos.


¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!


26 de mayo de 2022.


Partido Revolucionario de las y los Trabajadores.