Del amor, la vida, la muerte, la lucha y otras sorpresas




José Martínez Cruz/ La Jornada Morelos


1.- Si porque amamos, luchamos, sobrevivir ya es una forma de agradecer a la vida que nos ha dado tanto. Desafiar el poder establecido y no sucumbir en el intento, es la consolidación de una determinada correlación de fuerzas, que nos permite enfrentar lo que será una primavera con una esquina rota. Y no siempre ocurre así. La muerte llega en cualquier momento y nos deja sin aliento. Samir y Gustavo fueron violentamente privados de seguir amando y luchando cuando tenían un mundo que construir. Raymundo e Isaías llegaron al final de sus días luego de haber dejado un legado de compromiso y dedicación en la lucha sindical y social. Al final de la vida, las historias se agolpan y se van enredando como el muzguito en la piedra, cuando se muere la carne, el alma se queda obscura.


2.- A Gustavo lo desaparecieron y asesinaron un día de febrero al salir de una reunión con jornaleros agrícolas en Ayala. Recuerdo la voz temblorosa de Rosita por teléfono aún con la esperanza de volver a encontrarlo con vida, pocas horas antes de que localizaran su mutilado cuerpo en los campos agrícolas por los que luchó y donde su sangre fue derramada. A Samir le dispararon a quemarropa por la madrugada de un día difícil, cuando abrió la puerta de su casa, con la confianza que todos los días le daba encaminar sus pasos hacia la radio comunitaria de Amilcingo. Su joven esposa sólo alcanzó a escuchar las detonaciones mientras preparaba a sus hijos para llevarlos a la escuela, misma que ahora lleva el nombre de Samir. Conocí a Gustavo y a Samir en la lucha por construir una nueva sociedad desde una perspectiva comunista. Compartimos esfuerzos comunes para fortalecer la unidad de organizaciones como el Pacto Morelos por la Soberanía Alimentaria y Energética o la Asamblea de Amilcingo y Huexca contra la termoeléctrica y el Plan Integral Morelos. Su lucha permanece en la memoria de los pueblos, al igual que la exigencia de justicia para Gustavo y Samir.


3.- Raymundo fue el primer secretario general del Sindicato Independiente de Trabajadores de Nissan Mexicana a principios de los años 70s. Se había formado política y sindicalmente en el Centro de Formación Social creado por el Frente Auténtico del Trabajo y desde ahí impulsó el Comité Coordinador que significó la ruptura con el sindicalismo charro y corporativizado de la CTM durante la Manifestación del Primero de Mayo de 1974, que daría inicio al sindicalismo independiente en Morelos, con sindicatos como el de la Industria de la Confección y de la Industria Automotríz de Cuernavaca, así como los sindicatos textiles de las secciones 51, 54 y 63, que protagonizaron huelgas, marchas y tomas de fábrica para defender los derechos laborales. Raymundo continuó durante más de cuatro décadas luchando hasta el último de sus días, cuando escribió un mensaje consciente de que su ciclo de vida estaba por concluir. Se fue con la consciencia del deber cumplido. Isaías formó parte del histórico Movimiento Revolucionario del Magisterio durante los años 60s y desde ahí participó en el movimiento de 1968, formando parte de los procesos que dieron origen a la CNTE y a organizaciones políticas de izquierda como el PCM y otros. Toda una vida de lucha se vio truncada el mismo día en que conocimos la muerte de Raymundo. Dos muertes que se llevan al mismo tiempo a grandes compañeros de lucha que llevamos en el corazón.


4.- La alegría de luchar por la autonomía de los pueblos originarios abreva en las fiestas, tradiciones colectivas, ritos, cultura e identidad que les da toda la fortaleza y vitalidad a pesar de las políticas de discriminación y olvido que pretendieron acabarlos. Así lo demuestra la iniciativa presentada por la comunidad indígena de Alpuyeca. Vecinos, integrantes de los Bienes Ejidales y la Comisión Independiente de los Derechos Humanos (CIDH) asistieron al Congreso Local, para solicitar se constituya a la comunidad indígena de Alpuyeca como nuevo municipio indígena. En rueda de prensa, Juliana Quintanilla de la CIDH expuso a nombre del comité designado por la comunidad para darle seguimiento al proceso jurídico-político las razones para separarse de Xochitepec y constituirse como comuna, proceso en el que está de acuerdo parte del cabildo de aquella localidad. Al presentar al Congreso del Estado iniciativa de ley para la creación del municipio indígena de Alpuyeca, se tiene el fin de acabar con el rezago en materia educativa y de Salud que han estado padeciendo de manera histórica. Paloma Estrada Muñoz, integrante del Consejo Promotor de la Iniciativa, precisó que desde hace años existe discriminación hacia las comunidades indígenas, por lo cual con la municipalización lograrán no sólo el respeto a los cerca de ocho mil 830 pobladores sino que también obtendrán una autonomía para la ejecución y vigilancia de recursos propios. Durante la inauguración de la exposición fotográfica “Cultura y Tradiciones de Alpuyeca”, sostuvo que tras la modificación en 2017 a la Constitución del Estado, podrán evitar imposiciones para perder sus tradiciones y cultura, asegurando existen acuerdos con el Ayuntamiento de Xochitepec para efectuar su separación. Esta ley en Morelos contempla a los pueblos y comunidades de origen indígena asentadas dentro del territorio del estado, dándose un cumplimiento cabal, en materia de organización política, con capacidad económica y presupuestal. Se consideran criterios etnolingüísticos y de asentamiento físico, que acreditan las comunidades indígenas como una unidad política, social, cultural, con capacidad económica y presupuestal, asentadas en un territorio determinado y descender de poblaciones que habitaban en el territorio actual del país al iniciarse la colonización o del establecimiento de los actuales límites estatales y que reconocen autoridades propias de acuerdo con sus usos y costumbres.


5.- Los pueblos saben por lo que luchan, aquí el texto del Consejo Promotor: “Iniciativa Legislativa para crear el Municipio Indígena de Alpuyeca”. Por este medio y derivado del ejercicio pleno de nuestros derechos como pueblo indígena, plasmados en los Convenios y Tratados Internacionales, en las Leyes Nacionales y en el Decreto publicado el 24 de mayo de dos mil diecisiete, en el Diario Oficial “Tierra y Libertad” [mediante el cual se adiciono una fracción V al artículo 72, recorriéndose en su orden la actual para ser VI; el Título Décimo Primero, denominado “De la creación de Municipios Indígenas”, compuesto por el Capítulo I, denominado “Disposiciones generales” con los artículos 128, 129 y 130; el Capítulo II, denominado “De la solicitud de creación y sus requisitos” con los artículos 131, 132 y 133; y el Capítulo III, denominado “Del procedimiento” con los artículos 134, 135, 136 y 137; todos a la Ley Orgánica para el Congreso del Estado de Morelos], es que hemos emprendido una serie de actividades que nos permitan municipalizarnos. Es en este sentido que hemos hecho entrega a la Diputada Alejandra Flores Espinoza, Presidenta de la Junta Política y de Gobierno del Congreso del Estado de Morelos, la “Iniciativa Legislativa para crear el Municipio Indígena de Alpuyeca”, para valorarla, discutirla y en su caso aprobarla. Con ese mismo motivo y con el interés de que se conozca nuestro pueblo y algunas de nuestras tradiciones, es que estamos inaugurando la exposición fotográfica “Cultura y Tradiciones de Alpuyeca”.

Así la lucha y la organización autónoma hasta lograr que se respeten plenamente los derechos humanos de todas y todos.

Nuestras temáticas

Síguenos en Redes
  • Facebook Basic Black
Enlaces de interés
Debates
Formación
Partido Revolucionario de los Trabajadores
Sección mexicana de la IV Internacional