Que no muera la verdad, ni la justicia

La muerte de Luis Echeverría es significativa de lo que ocurre en nuestro país, donde la impunidad prevalece sobre la verdad y la justicia. Ni venganza ni odio mueven a las víctimas, solo saber lo ocurrido y lograr la verdad, no reconciliación con quienes cometieron violaciones graves a los derechos humanos.